En términos generales sobre la diabetes se puede decir que es un desorden metabólico, en tanto, esta se produce como consecuencia de la deficiencia en el proceso que se da luego de ingerir cualquier tipo de alimento.

Casi todo lo que comemos es una fuente de energía para nuestro cuerpo y la insulina, una hormona segregada por el páncreas, es el factor más importante dentro de este proceso del que hablábamos más arriba. Cuando se comienzan a incorporar los alimentos, en la digestión, éstos se descomponen para generar glucosa (la mayor fuente de energía del cuerpo); entonces, la glucosa pasa a la sangre y aquí entrará en acción la insulina que es de la cual dependerá el paso de ésta a las células. Se advierte que muchos tejidos no pueden incorporar glucosa a sus células sin la acción de la insulina y de numerosas sustancias mediadoras.